Y Sevilla en el recuerdo y Sevilla en el corazón y Sevilla en los labios.
En el recuerdo, porque parece que fue ayer cuando en mi niñez, cerca de ti en la distancia pero lejos en el tiempo, soñaba contigo.
Soñaba con tu sol radiante y soñaba con tu luz cegadora, y soñaba con la frescura de tus naranjos y soñaba con el olor de tus jazmines.
En el corazón, porque te sentía tan cerca de mi y era tal el amor que hacia ti despertó el que fue faro de mi vida, que tu nombre y tu imagen eran una misma cosa con mi ser.
Y en los labios... porque día a día te nombraba, bendecía una y mil veces tu nombre, y al hablar de ti se me encendía la voz y se llenaba de alegría mi alma y mi sentir.
Como dijo el gran poeta. Sevilla siempre en los labios... y así es Sevilla, siempre en los labios, y por ello y hasta en su mismo final siempre en la palabra y en el espíritu de este pregón.

Pregón de la Semana Santa de Sevilla 1988
D. Luis Rodríguez-Caso Dosal

miércoles, 8 de abril de 2015


"ALTAR DE CULTO PARA EL RECUERDO"


Esta es una de las visiones más certeras de la pasada cuaresma, el altar del Santísimo Cristo del Amor, en el cual celebraría su anual quinario oficiado este en su sede canónica la Iglesia Colegial del Divino Salvador.
El efímero altar se situó a unos metros de las escaleras del altar mayor y casi a la mitad de la planta del templo, el portentoso crucificado de Juan de Mesa se sostenía sobre una peña de corcho simulando al monte calvario envuelto el mismo de plantas silvestres dando gran altura al crucificado, el  altar estaba escoltado por cuatro hachones color tiniebla, sencillo, austero y mostrando una visión del Santísimo Cristo del Amor de 360 grados jamas vista en durante la celebración de este culto sagrado.






No hay comentarios:

Publicar un comentario